¿Nunca te has parado a pensar que vistes según unas reglas establecidas que no dictas tú mismo?

Nos vemos influenciados en nuestro día a día por una serie de imágenes que recibimos sobre una serie de personalidades claras establecidas en la sociedad. Ya sea por series, películas, publicidad se nos envía constantemente que, por ejemplo, la chica inadaptada tendrá que vestir de la forma más random posible o la rica llevará marcas por todas partes y si son visibles, mejor.

 

TE VISTES O TE VISTEN 2

TE VISTES O TE VISTEN3

 

Pero hay una diferencia entre el mundo ficticio y el mundo real. Y la más clara es que en ese mundo imaginario todo se exagera, por eso cuando alguien ve una película, se siente identificado o le ha calado tan hondo que su admiración lo lleva a imitar ese comportamiento, cuando lo lleva a cabo, en ocasiones, no encaja del todo con nuestra realidad.

¿Y quién no ha jugado de pequeño a las Supernenas, Totally Spies, Embrujadas, Xena la princesa guerrera (no se me ocurre ninguna con protagonistas masculinos) ?

Este juego equivale hoy en día a nuestro tan aclamado POSTUREO:

“El término postureo es un neologismo acuñado recientemente y usado especialmente en el contexto de la redes sociales y las nuevas tecnologías, para expresar formas de comportamiento y de pose, más por imagen o por las apariencias que por una verdadera motivación”

TE VISTES O TE VISTEN 4

(¿Tienes docenas de selfies con cara pato? Cuéntame más a cerca de cómo poner caras estúpidas te hace atractivo)

TE VISTES O TE VISTEN 5

Lo que lleva a preguntarme, ¿nos gusta entonces lo que llevamos puesto? O nos mueve más nuestra admiración por la celebrity que lo promueve?

En muchas ocasiones, ya no es sólo la forma de ser de la celebrity la que nos lleva a la imitación. A veces nos gusta tanto como le sienta algo que directamente lo buscamos y nos lo ponemos. Y es cuando oyes decir a tu madre “eso no te pega”, “eso no te sienta bien”, y es entonces cuando te entra por un oído te sale por el otro.

Tú estás feliz sabiendo que “te sentará tan bien” como a quien se lo viste puesto.

Lo que me lleva a lo siguiente: ¿Si supiéramos que nuestro estilo no encaja, cambiaríamos? O más grave aún, si la camiseta más fea y detestada por el planeta tierra fuera la que mejor nos sentara ¿la llevaríamos?

¿Integrada y adefesio? o ¿Como un pincel y marginada?

¿Y tú? ¿Qué harías?

PD: Son reflexiones de una estudiante de moda a la que se le va mucho la pinza o como dirían mis canarios “está jalada de la cabeza”.

Espero que os haya gustado, os espero aquí el próximo viernes :)

By Lercmavis